Atalaya

Sobre mi

La mayor fuente de dicha que existe está dentro de tí. ¿Te gustaría saber cómo conectarte con ella?

Yo me dedico a acompañarte, para que te (re) encuentres con tu esencia, con tu verdad. Con tu forma única de vivir la vida, que es el verdadero origen de la alegría y el gozo de vivir que tenemos.

Mi madre dice que soy especialista en complicarme la vida. Tiene razón. Siento un impulso fuerte a salir de mi zona de confort una y otra vez, supongo que en la búsqueda del sentido a mi existencia. Y creo que es lo único que llevo haciendo toda la vida. Empezar una y otra vez cosas nuevas. Equivocándome. Aprendiendo. Sin miedo, como decíamos en el 15M.

Todo lo que sé,

todo lo que soy,

todo lo que he aprendido

está a tu servicio

para que sanes.

Si yo misma intentara vivir de otra manera, o si alguien, ahí fuera, intentara negar lo que soy, me estaría matando. Pero todo tiene su propósito. Y, de hecho, sobrevivir a mi misma una y otra vez, es lo que me ha traido hasta aquí. Hasta tí.

Una fuerte crisis personal se encargó de hundirme de tal manera que no tuve más remedio que encontrarme conmigo. La vida recogió los pedazos que quedaban de mi persona y los llevó a Ibiza. Esa isla mágica me enseñó los mil y un caminos posibles hacia la sanación para que yo eligiera los míos propios. Y así lo hice. Durante 3 intensos años, en los que viví en más de 25 sitios diferentes y en los que me morí y renací otras tantas veces, probé todo tipo de terapias energéticas, holísticas, medicinas ancestrales, masajes, bailes, sesiones, ceremonias… y las fui intercalando con prácticas diarias de yoga kundalini, meditación y canto. Algunas de todas esas cosas fueron limpiando distorsiones, otras fueron despertando mis dones y otras se fueron quedando conmigo.

Los años en Ibiza fueron muy salvajes para mi. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión. Así que un libro está ya siendo escrito.

Por ahora, solo puedo decirte que todo lo que sé, todo lo que soy, todo lo que he aprendido está a tu servicio para que sanes, para que te reconectes con tu verdad. Porque, realmente, no hay nada más precioso que eso en la vida. Nada.

Si algo de lo que he dicho ha hecho crepitar tu corazón, ¡lo celebro! Aprovecha el sístole diástole para ver una clase gratuita de Diseño Humano y empezar a vivir TU vida.